JOSEPH KRAMER, CREADOR DE LA SEXOLOGÍA CORPORAL. Origenes.

Actualizado: 29 mar

Parte 1: Joseph y su crianza católica condenatoria de la sexualidad, y sobre cómo esto configuró una experiencia traumática. También nos explica cómo su relación con la masturbación, la excitación, y el placer, iba a ser la grieta para sacarlo de este sistema religioso cerrado.

Sexualidad&Somaticas te convida la obra y vida de la persona que ha capacitado a decenas de miles de estudiantes en una vida servicio erótico como fundador de la Body Electric School y de la profesión Sexological Bodywork a través de una entrevista que .


Transcripción del episodio del podcast El origen del masaje erótico: entrevista con Joseph Kramer, parte 1 realizada por Chris Rose de Pleasure Mechanics y traducida por Sexualidad&Somáticas. Audio y texto original en https://www.pleasuremechanics.com/the-origin-of-erotic-massage-joseph-kramer-interview-part-1/


Para potenciar el SEO de la entrada, incluye una palabra clave en el título.


Joseph Kramer por Rick McGiniss para el Village Voice, 1992


Chris Rose: Estoy muy emocionada por el episodio de hoy porque tengo el gran placer de presentarles a mi gran mentor erótico, Joseph Kramer. Joseph Kramer es un pionero y visionario erótico. Nació como un chico gay en la década de 1950 en una familia católica devota. Ahora, tiene 72 años, vive en Oakland, California, y su vida ha sido de servicio erótico al mundo. Dejó su vida como sacerdote jesuita después de descubrir el revelador poder del tacto cuando recibió su primer masaje. Joe nos va a contar la historia desde su origen cuando descubre el masaje y la respiración mientras tomaba hongos de psilocibina y compartía mamadas con sus amigos, y cómo todo esto cristalizó en la práctica del masaje erótico, la combinación de masaje de cuerpo completo, masaje erótico, toque, respiración consciente y presencia exquisita; que crea una de las experiencias eróticas más excelentes que he conocido.

Joe pasó a enseñar masaje erótico en todo el mundo en talleres y en formaciones profesionales, articulando la categoría misma de masaje erótico.

Esta entrevista es profundamente personal para mí porque Joseph Kramer me inició en mi vida de servicio erótico. Había sido educadora sexual antes de conocer a Joe, pero cuando Annie Sprinkle me presentó a Joseph Kramer, fue mi iniciación a una vida de servicio erótico.

Chris Rose: Joseph me inició en esta vida de acompañamiento a otros en lo que es posible en estos cuerpos humanos, ya sea en términos de placer, trance y éxtasis eróticos, y la cantidad de placer que podemos darnos unos a otros, como en las prácticas que nos enseñan cuán grande podemos amar y cuánto podemos mostrarnos el uno al otro.

Charlotte y yo nos conocimos en una capacitación que Joe y yo impartimos juntos, una de las primeras capacitaciones de Sexological Bodywork en San Francisco, por lo que mi historia de amor con Charlotte y mi familia tampoco habría sido posible si no hubiera trabajado codo con codo con Joe. Y aunque mi vida ha sido tocada tan profundamente por la de Joe, y por lo tanto tu vida, si eres un oyente de este podcast, ese es solo uno de los efectos dominó de su trabajo, porque ha capacitado a decenas de miles de estudiantes en una vida de curiosidad erótica y servicio erótico.

Y por trabajar con Joe, sé que no le gusta dar entrevistas, no lo hace a menudo. Entonces, me sentí realmente honrada cuando accedió a una entrevista larga de dos horas conmigo. Y en lugar de comenzar por el final, en lugar de comenzar con todos sus logros globales, sus escuelas y las profesiones que ha fundado, y hablar sobre el alcance global de su conocimiento erótico, quería comenzar por el principio. Quería escuchar la historia de su vida a medida que se desarrollaba y compartirla con ustedes como la historia de un pionero erótico, cuya curiosidad y compromiso con el amor y el placer crearon una vida de servicio erótico al mundo.

Reúnanse y únanse a mí para la primera parte de mi entrevista con Joseph Kramer, PhD. Salud.

Chris Rose: Hola Joe.

Joseph Kramer: Hola Chris Rose.

Chris Rose: Entonces, Joseph Kramer, naciste como un chico gay en una familia católica en St. Louis.

Joseph Kramer: Exactamente.

Chris Rose: ¿Puedes llevarnos a ese momento de tu nacimiento? ¿Cómo te formó desde el principio el contexto católico de tu infancia?

Joseph Kramer: No tengo muchos recuerdos de la primera infancia. Tengo un par que voy a mencionar. Mi madre y mi padre eran católicos furiosos. No en el sentido actual de rigidez y de tipo político, sino en un sentido espiritual. Entonces, iban a misa todos los días. Todos los días iban a la iglesia. Hubo momentos de viaje y, obviamente, no podían, pero era parte de eso. Parte de mi educación fueron las oraciones y el rosario familiares. Por supuesto, haciamos oraciones antes de las comidas e ir a la escuela católica. Surgió la pregunta, en realidad una pregunta que rondaba en los años 50, ¿los niños católicos podemos hablar con los niños protestantes del vecindario? ¿Podemos asociarnos con ellos? Había una arrogancia tácita como si fuéramos salvos y los protestantes no. Pero mis padres no dijeron que no podíamos hablar con los niños protestantes. Era un sistema realmente cerrado en los valores, especialmente la religión y la espiritualidad y definitivamente estaba bifurcado. El placer era casi algo malo. No estaba corporizado. Nuestro tiempo en esta tierra, desde que tenía cinco o seis años, solo nos estaba probando para lo real, que era el cielo. Estábamos siendo vigilados en todo momento. Dios estaba mirando en todo momento.

El placer era casi algo malo. No estaba corporizado.

Y compré eso. No sabía nada más. ¡Qué maravilloso! Dios nos está cuidando. Encontré maravillosa la vida de Jesús, especialmente sus mensajes, el sermón del monte, etcétera. No entendí muy bien la parte de la muerte y la resurrección. No sé si alguien lo entiende totalmente. Era todo lo que sabía. Es lo que bebí. Era como un pez en el agua.

Lo que no entendí al principio era el anti-cuerpo y el anti-sexo. Este es mi primer recuerdo, estaba durmiendo la siesta, estaba acostado boca abajo, tenía las manos en mi ropa interior, y tenía como tres años, y mi madre dijo, no te toques ahí, a Dios no le gusta que te toques allí. Y este fue uno de los primeros mensajes que recibí directamente sobre algo que estaba haciendo y que a Dios no le gustaba. Y estaba tocando mis propios genitales.

Lo que no entendí al principio era el anti-cuerpo y el anti-sexo.

Fue una reacción que se quedó conmigo hasta el presente. Recuerdo eso. Entonces, los genitales se convirtieron en este lugar especial que Dios cuida. Podía tocarme el codo, los pies o la cabeza, ya que a Dios no le importaba. Pero si me tocaba los genitales, era como la historia del jardín del Edén. Tienes todo el jardín, salvo este árbol, no puedes comer el fruto de este árbol. Y por supuesto, como Eva, a medida que crecí un poco, y no me refiero a la pubertad, creo que a los cinco o seis años, comencé a tocarme allí porque era un lugar tabú.

Pero si me tocaba los genitales, era como la historia del jardín del Edén. Tienes todo el jardín, salvo este árbol, no puedes comer el fruto de este árbol.

No sé de dónde vino esto en mí, pero aprendí a masturbarme muy temprano. Y aprendí a frotarme y me sentí bien. Tuve orgasmos, y los recuerdo. Cuando lo estudié, me enteré que quizás el 10% de los niños y niñas se masturban muy temprano y tienen experiencias orgásmicas.

Chris Rose: ¿Ese placer ya estaba agobiado por una sensación de vergüenza?

Joseph Kramer: No. Bueno, excepto esa cosa de mi madre. Y no lo capté del todo. No fue hasta primero o segundo grado que surgió la vergüenza con la confesión en la escuela católica. El sacerdote menciona algunas de las cosas sobre las que quizás te quieras confesar, y les dice a estos niños de seis y siete años, que se deben confesar si se tocan de una manera impura, —esa era la terminología—, y yo estaba pensando, oh, ese es el nombre para eso. Me estoy tocando de una manera impura.

Pero no entendí bien el concepto del infierno y el pecado mortal. No se conectó hasta un poco más tarde. Sobre la pubertad, nuevamente, el mismo sacerdote y otros dijeron que esto es para probarte aquí, te llevará al infierno por los siglos de los siglos. Y Dios te puso aquí por amor para hacer este experimento. Y al tocarte, podrías ir al infierno. Si mueres sin confesarte, vas al infierno. En aquel entonces, creía eso.

Eso comenzó tal vez a los 12, que cada vez que me tocaba, sabía que tenía que confesarme. Poniendo el énfasis en el trauma, me doy cuenta que hay una gran parte de las personas que no ha tenido momentos específicos de trauma, pero en su crianza, podría ser por su cultura, para mí lo fue por lo espiritual, han tenido un trauma de desarrollo. Y creo que mucha gente creció con este mismo sistema de creencias.

Muchas personas en su crianza, podría ser por su cultura, para mí lo fue por lo espiritual, han tenido un trauma de desarrollo.

Cuando fui a la escuela secundaria, para adelantarme, fui a una escuela jesuita católica, donde tenían misa tres días a la semana y tenían confesiones antes de clase, confesiones durante la misa, confesiones durante el recreo. Y yo diría que de 800 niños, un par de cientos, tal vez más que eso, se confesaban todos los días. Había algo implícito acerca de por qué te ibas a confesar.

Yo estaba en este sistema religioso, y no lo sabía, pero mi relación con la masturbación, con mi pene, con la excitación, con el placer, iba a ser la grieta para sacarme de este sistema cerrado. Lo que sucedió con la masturbación, fue la fase inicial, fue la grieta en el huevo cósmico.

Lo que sucedió con la masturbación, fue la fase inicial, fue la grieta en el huevo cósmico.

Me masturbaba y luego me aterrorizaba. Y quiero decir, terror real. Pensaba que si me moría estando acostado, estaría en llamas por los siglos de los siglos. No puedo imaginar que esto fuera peor que algunos de los otros terrores traumáticos por los que pasa la gente. Y este terror se repitió miles de veces, porque me masturbé mucho.

Pensaba que si me moría estando acostado, estaría en llamas por los siglos de los siglos.

Y cada vez que tenía que ir a confesarme, tenía la intención de no volver a masturbarme. Existía un sistema que ponía un gran énfasis en la excitación sexual, el placer y el cuerpo, y simultáneamente en evitarlo. Y la ironía es que cuando salí de esta educación, este sistema seguía siendo lo que era importante para mí, nunca se fue. Y así, mi trabajo se convirtió en placer y cuerpo, y un énfasis en especial de comenzar con la masturbación y el pene. Creo que todavía está ahí.

No es de extrañar que se beba tanto entre los irlandeses católicos. Es una especie de adormecimiento del cuerpo. Es una forma física de estar alineado con las creencias religiosas. Y no he visto mucho hablar de este trauma que lleva la gente. Y conozco otros trasfondos religiosos, otros trasfondos étnicos que tienen creencias asfixiantes similares.

Cuando iba a la Escuela de Sexo, un obispo mormón cursaba y obtuvo su doctorado al mismo tiempo que yo. Él hizo su doctorado en masturbación en la iglesia mormona. En dicha iglesia no hay confesión, entonces, una vez que te masturbas, eres impuro. Y su disertación fue sobre el suicidio entre muchachos a causa de esto. Y explica que todavía enseñan esto así, como también así lo transmiten sobre la homosexualidad y otras cosas basadas en el cuerpo que no son el matrimonio heterosexual.

Entonces esa fue mi experiencia cuando era niño. La masturbación fue una entrada y seguí volviendo a ella porque era una entrada a otra forma de sentir. Había una vitalidad con la que estaba en contacto. Y este sigue siendo un tema importante. Por eso hago lo que hago. Ponerme en contacto con la vitalidad interior. Nuestra propia vitalidad. Esto es lo que somos, seres vivos. Podemos llamarlo habitar el cuerpo hoy en día, pero en esos días, esa era mi práctica de habitar el cuerpo, aunque en el sistema en el que estaba, era algo horrible. Afortunadamente, debido a las hormonas o lo que sea, seguí.


La masturbación fue una entrada y seguí volviendo a ella porque era una entrada a otra forma de sentir.
50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo